Menú

ESTE MENSAJE ES PARA TI

Después de la jornada, hagas lo que hagas, el cuerpo de manera orgánica te habla. Depende de nuestros hábitos, que en mayor o menor grado, lo atendamos. Hay días en los que despierto con la sensación de que ya me falta el tiempo. Ni siquiera me levanté y ya ando pre-ocupada. Hace unos años quizá no tenía herramientas suficientes para saber que ya esa mentalidad al despertar, es un hábito. Pero hoy en día, respiro con aceptación mis pensamientos y recurro a mi aprendizaje para empezar el día con la predisposición de ocuparme de mí misma y no tanto de preocuparme. 

Visualizo mientras respiro y siento lo que el cuerpo amanece. La energía de este momento y cómo recorre mi mente el sendero de un cuerpo que es sabio porque desea aprender a cuidarse y a amarse en vida. Una vida viva, cambiante y acogedora a la vez. 

Darte el tiempo necesario, importa. La manera, también. Que los pensamientos con los que amanecemos son una oportunidad para dar un respiro profundo y, antes de accionar, visualizar cómo estás hoy y cómo deseas proyectarte en el tiempo que se va desenlazando a continuación. 

La oportunidad de cambiar la rutina de nuestra mente, la tenemos a nuestro alcance, aquí y ahora, instante a instante. Pero para saber qué, cómo y desde donde, necesitamos PARAR Y RESPIRAR. 

Tú, importas. La manera en la que te tratas, también. 

20200925200358_Moment