Menú

Cíclica, revolucionaria y capaz.

Gracias a ti, mujer, por hacer de ese poeta
sentido y razón
de ser.

Gracias mujer, por hacerle llorar en versos,
quererse en bares,
por animarle a no dejarse vencer.

Gracias mujer, por superar cada uno de sus abismos,
con una sonrisa
y por quererle bien.

Gracias por convertir su pena en poesía
y por darte la oportunidad de sentir,
de sentirte,
más allá de él.

001 (1)

Deja un comentario