Menú

blue

Porque acontece el frio pero ya no me pilla de sorpresa. Este invierno no, no se van a congelar mis manos, ya lo verás. Este invierno voy a salir de casa con todo lo vivido y lo aprendido, es decir, en llamas. Me verás arder de camino al curro, voy a dejar el asfalto hundido a cada paso, voy a derretir hasta el rocío con solo suspirar y voy a confundir a los árboles para que me den sus frutos. En el solsciticio, seguiré siendo perenne, me posaré sobre nuestro equinocio para seguir siendo primavera infinita, eternos colores claros, luz centelleante de medio día.
Mi casa habitará hormigueros y celebraremos fiestas en honor al fin periodo de letargo, de tiempo de espera, de hibernación. Caliente ganará al frío y a la lejanía de nuestros cuerpos para acercarnos el uno hacia el otro, cada vez más cerca, cada vez más quema pero no me aparto.
Y de las cenizas renacerá el musgo que alimentará mis nuevos deseos: posarme sobre la tierra mojada y respirar la muerte de las gotas. Alimentar las venas de humedad petrerí, de leyendas sobre el Cid, de callejones solitarios y ventanas cerradas.

Vuelvo a ser blue, eso es inevitable y de hecho, se ha vuelto real, ya no hace falta que lo imagine porque tú me has ayudado mucho. Es un alivio contener la claridad si se trata de mí y despejar con ello lo difuso de escribir sobre una yo distinta, una tremendamente olvidada de sí misma. Pero ya está aquí, de nuevo el frío para recordarme lo que ya no soy. Ya no soy más mujer estalactita de las que se precipitan, más bien soy dinamita, volcán que se desliza transformando islas haciendo alcanzable el oleaje del mar que me recibe.

 

IMG-20211109-WA0018

fragmento de pintura mural de Doble13: “El viaje del héroe”

Deja un comentario