Menú

Abril viene con mucho que decir, del Viento

Díme si no es difícil este camino de calles y campos sin destino.
Díme si no pesa el vivir, respirando, esto que a todos une y que no se ve,
que es para lo que vinimos, para respirar y ofrecernos a sentir, lo que venga cuando venga.
Díme si no sueñas con ser fluido, con sumergirte en el trance
de esas noches en las que ilumina la luna y te fundes en el amor con tu persona.
Díme si no encuentras obstáculos y que los más grandes están dentro, los que una misma se crea…,
y créeme, que los traspasa, viviéndose nunca enfrentándose…
Díme si no repican tus miedos a la espalda, y cada día aún así abrazas fuerte por compartir tus lemas.
Que uno nace rompiendo cadenas y la vida magnifica el sentido de la existencia.
Díme si aún a pesar de todo, no es una opción desistir.
Que cada día la aventura te sigue abriendo puertas y tú decides sumergirte y jugar.
Yo lo llamo conexión.
La vida recordándote que el viaje, sin introspección, no está cumplido.
Por ahora y nunca, siendo y sabiéndome siempre, sin rumbo cierto.
Que Dios vive afuera, pero adentro también. Así que, dímelo, dímelo Luna…
Yo te canto, todo mi respeto, la armonía que me abraza, la lealtad de mis pasos y este amor admirable.
Desde Lisboa, con cariño, para este presente tan mío, tan tuyo, tan de todos, tan nuestro.
Vive, cada segundo.
Sara, sin puntos finales

Deja un comentario