Menú

puro cuento

Por eso decido en la noche escribir,
para ser silencio
y llorar a solas el desencanto.

En la carencia y ausencia
de todo
arreglo mi mundo
o lo deshilacho

y tejo la verdad
con mis manos.

I
Sentirse amada
por quienes saben hacerlo
es sentir que no estás pensando en
nada.

II
Me desgarro en tus sujeciones
y bajo hasta abajo
me tienes a tus pies.
Y te miro,
cómplices tus suspiros.
Hoy entro dentro,
eres un diez en mis manos,
estoy segura.
Y todo lo que duela
no será suficiente
para dejar de sentirnos
rozar como animales.
Hoy tengo algunas monedas,
las lanzamos al aire
para soplar nuestro destino.
Lo incierto, lo no escrito
es lo que nos mantiene unidos.
Dime amor,
si no reirías hasta la muerte
y todo al dejarse llevar.
Como yo nado en esos ojos ámbar
que no dejaré escapar.

III
A veces desafino
en el oficio de amar.
Pero no me tiembla el pulso
en el oficio de poeta
y en todas las horas
que con las palabras juego y trabajo
sin percibir el tiempo.

Si las llamas se alzaran
por cada lágrima de mis dedos.
Si cesase el cuestionamiento
mi vida no tendría ningún sentido,
y la desolación
me caería del cielo.
Y mira que rezo y rezo
y siempre cruzo los dedos.

Solo espero que me recuerdes,
cuando las llamas no te dejasen verme
por todas mis sombras
que crearon el fuego.

IV
Me gusta la manera en que me sujetas
y no puedo sino rezar
por un continuo contigo.
Y todo porque me mires.
Y todo por un nada contigo.
De esos que pasan
y una se vuelve niña.
Aunque cada día
tenga que salir a jugar fuera
en manos del sistema
y menos en sí.
Y si todo es tan raro
y una tiene que pagar y pagar
lo que reconforta es encontrarte
en la cama
y empacarte en amor
cada noche
aunque no estés.

image59

Me re-sueña

Mentiras.

Mentirías si supieras la verdad.

La incómoda verdad que no encaja con tu idea sutil
de mundo
y se parece más a uno de mis poemas difusos como bien podría ser este:

Mentiré cada día

si de eso vive mi alma

no me quedan más agallas

que las de auto-convencerme.

Capturo el momento

que tengo presente

y lo cambio tan pronto

como llega a la mente.

De ahí el Caos.

Cosas a las que llamo caos porque se caen de los muebles sin tocarlas. Por eso te miento,

te miento porque…

Me odiarías si supieras la verdad.

La verdad es que estoy fuera de ti. Soy solo un esqueje de lo que quedó de nosotros que busca crecer de nuevo, renacer y trato de engañarme para que no lo creas.

Me miento. Miento a todo mi ser, a mi mente, a mi cuerpo. Soy una cobarde en mayúsculas que no ha sabido reconocerlo. No he sabido decirte que mientras el mundo sigue siendo potencialmente movido por una fuerza a la que unos llaman Dios y otros llaman física, yo estoy parada a las puertas del infierno esperando mi penitencia, rezando a esas cosas que se caen de los muebles ellas solas esperando a que llegue pronto ese alguien para ofrecerle el testigo de este caos como entropía como lo hizo conmigo el miedo.

Miedo.

Fue por miedo que me aleje de todo para encontrar la nada y luego esta me preguntó: ¿porqué vienes a mí de espaldas?

Ahora toda nada me tiene agarrada al cuello, este es mi contrapaso.

Solo soy libre dentro de mi pecho donde no me expando ni imploro decoro, solo busco la calma en este concierto de emociones y algún día podré cantarle mi nana a esa niña pecadora que buscará salvarse de tu idea sutil de mundo para crear la suya propia, re-soñando las utopías.

20181009_213338

LEÓN

La agitación ante la contradicción,
es el precio de vivir.

Traigo el discurso como el golpe
en el pecho tras el tiempo divino.
Juego con los factores externos
que influyen en mi éxito.
Y me trago, de un golpe,
el bálsamo del salmo
que tú me sentenciaste.
Tu composición poética
de alabanza,
es difícil no extrañarla.

Soñando un futuro mejor
en unos cuantos versos
y hago que el universo
llore por mí.

Mi inicial te persigue,
todos te hablan
y acaban mencionándome
a mí.
Y continuas admirando
lo que era.
Quizá los cientos de rituales
que llevé a cabo,
no funcionaron
y aún estás aquí.

En noches así te llamaría,
nervioso me contestarías
y haríamos té
para conversar el tiempo
necesario hasta el ocaso.

Abrocha tu cintura, te pido.
Agarra tus manos al asiento
y clava tu mirada
en lo que traigo para ti.

No hay más llamas en nuestra selva,
eres un reflejo del león de mi cuerpo;
eres uno más, eres uno de los nuestros.
No pudimos amarnos más, compañero.
Estamos condenados a no separarnos.
A pesar del tiempo,
a pesar de no vernos.

Me juntabas y me separabas
y yo ponía luz a tus cicatrices
para verte sufrir.

Tu llanto en mí
era el motivo para seguir.
Dime si no era así…

Eres el artista que se reflejó en mí,
y me abriste, entera;
como nadie más me pudo abrir.

Soy,
lo que decidí, contigo, que creciera.
Y tu herencia vivo hoy,
y la amo, te prometo que sí.

20150929_215840

 

SI HOY BRILLARA

Escucho música cuando escribo como quien devora el agua cuando está sediento y hasta le encuentra sabor. Es mi deseo de vivir mediante las palabras, de dejar sellada la miseria de mi ser para cuando ya no esté mi cuerpo por aquí. Es triste mi alma y cuando escribo la dejo moribunda. A veces consigo rescatarme y pienso en todo lo que me contuve y los sacrificios de haber conseguido amarme. Aquí estoy esta noche, consiguiendo alegrarme por tener las ganas de escribirte esto, escribir lo que expresan mis dedos impulsados por un flujo de sangre que quiere desbordarse de un cuerpo que ya es jaula para el alma, como decían al comienzo. De escribirte a ti. De una vida que no cambiaría, sino que volvería a vivirla (para saborearla aún más).

No me hace falta reflexionar en medio del puente.
Hago equilibrios con mis mal sabores
y me quiero a malas penas cuando no respiro.
Cuando congelo el órgano que me tambalea.

Y qué me dicen las voces del mundo
en que no confío.
Los aplausos fríos y contundentes
mantienen mis alas en vuelo permanente.
Pero cuando suena el timbre y asoma el desequilibrio,
aparece la sombra del pensamiento recóndito
que gobierna tu rumbo
sin sonido.

Pero y si hoy brillara en mí todo el oro,
robado.
Decidir encender y aspirar
en un gesto cercano que me proteja.
Tener la receta para calmar los amores
aún a sabiendas de que no pueden moldearse,
viniendo hacia ti como una polvareda,
un vendaval a tu favor.
Y deshacerse (me) en tus ojos
como remedio al hastío
de una representación constante.

Díme que no me quitarás eso.
Suspira tres veces,
y bésame.

Screenshot_2018-10-21-22-59-14-877_com.instagram.android

PAURA

Atrás
quedaron ya
las viejas creencias
sobre los dioses,

hoy
la égida,
se contempla
desde el otro lado.

Lejos del pasado
estas (creencias)
se alzan hacia arriba
vistas desde el suelo
y no desde la Olímpica.

La verdad,
por el contrario,
precipitó desde la cima y
se hundió con la respuesta
disuelta en el fango.

Desde entonces
los pies no tocan tierra
cuando es ocaso,

la voz,
se vuelve océano
las sílabas, silencio.

Los oídos agudos pitan,
no conocen a las musas
no escuchan sus cantos.

Las manos
no entierran tesoros,
sino que
los descubren todos
y todos en vano.

A tientas de salvaros,
os volvisteis locos.
Cobardes humanos,
cobardes todos.

20181009_213220

VOLVER CON LA FRENTE MARCHITA

A veces, la VIDA, te pone delante aquello que necesitas y tú pasas de largo pero otras veces te hace recorrer cientos de kilómetros hasta encontrarlo. A veces, ese algo, es fácil tocarlo, y otras, solo los pequeños momentos que guardas dentro te permiten recordarlo… 

Idealizando, ese es el verbo que define a la mitad de mis años y yo me río porque sigo viviendo en el presente, de ti lejos, pero a salvo. Considerando que todo (lo nuestro) está metido en un sitio donde solo yo puedo mirarlo y sentir, que ese algo, no entiende de espacios, de kilómetros, ni de años. Hay que estar muy loco en este mundo para echarlo todo abajo, reducir la extensión de lo infinito (lo nuestro)  a ese pequeño hueco del pecho que arde en el invierno y que apenas calienta al cuerpo. Cuando trato de buscarle un sentido, una explicación lógica a mi decisión de alejarme de aquello que mata al frío y ahuyenta al miedo de la soledad, entonces me veo rodeada de un paisaje desconocido que hace florecer cada uno de mis sentidos, hasta ahora dormidos, y la soledad se vuelve compañera de fatigas y poseedora de la calma tras la tormenta. En estos momentos, no me gustaría ser otra cosa que metáfora, guardiana , protectora y alegoría de la verdad. Figura del legado de un mundo que se ha ido forjando sobre la devastación, que aspira a la desesperación y que, sin embargo, conoce el poder del amor. En estos momentos, sangra de deseo la impotencia de mi útero por no albergar la VIDA y mi mirada está en algún punto del espacio. Si solo quisiera poner orden a todo lo que pienso, jamás escribiría nada, porque este es el resultado de lo que el CAOS puede llegar a crear. La perfección no la quiero porque no existe. La ley de la atracción solo funciona para aquellos que tienen fe, y yo solo tengo miedo y muchas razones para permanecer despierta mientras tu sigas estando lejos. Así que, si lo único que me queda es reír y bailar mientras los demás ponen sus caras largas y buscan un nuevo lugar eso es lo que haré, porque yo, ya he encontrado el mío, y es alejado de toda esa mentira disfrazada de verdad, disfrazada de amor, disfrazada de bien. Lejos de todo hay más…

IMG-20181001-WA0003

Lejos de todo volveré a perderme para volverme a encontrar.

 

eS INCIERTA

Es incierta, es salvaje.
Delante de ti recae y grita VALE.
Le gusta lo nuevo y el pasar de las hojas
de una revista.
Lleva el peso de un cuerpo
que no es consciente
de lo que atrae.
No se cansa
y no le digas de irse siempre
a la misma casa.

Si quiere que lo bailes
te hará sentir primero
que merece la pena.
Te hará sentir el ritmo
y no podrás rendirte a la primera.
Hoy por mí
y ninguno más.
Desde aquí sientes
cómo cae la sangre por sus piernas
y te rindes al no poder verla.
Escuchas su susurro,
escuchas su grito
y entonces piensas que
no hay motivo para la pereza.

Aclara su aire
cuando pasea
y a veces carraspea al oírte
porque no sabe si quiere estar ahí.
Si , incluso, te ama tanto.
No se decide,
aunque no dudarías en darle tu vida,
dile que se deje fluir
y no piense en el pasado
que no le ofrece tanto como él.
Quizá eso es lo que quiera,
verte actuar con iniciativa,
y lleno de seguridad
por ser y estar.

Y ahora quiere volver a enamorarse,
y no sabe pa’ quien estar.
Ella tiene sus recursos preparados,
tan segura y decidida,
tan sabia en sus palabras
pero nadie sabe qué pasa ahí dentro,
detrás de esos ojos almendra que tiene,
de esa sonrisa tan pequeña y dulce,
Detrás de ella…

IMG_20171121_011036

AD NIHILO

AD NIHILO

De la nada amanezco líquida, granates mis pupilas. En otra época quizá despertara oliendo despacio lo que propone la madrugada tardía. Pero hoy, he vivido con prisas y, aunque no quiero lamentarme, no recuerdo el motivo del movimiento. Algunas cosas parecen estar claras y permanecen en su estabilidad aparente: el hambre, la sed, las necesidades de un reloj interno y el sueño, al que me entrego. Quiero y no quiero estar en todo ello, hoy, que soy toda líquido y no me cuesta expresarlo. Sensaciones que aparecen por primera vez, o renacen, saliendo de la nada, de la oscuridad del no-ser, sin pasado ni futuro. Como el amor, como la muerte.

Imagínate que solo es posible entrar en el amor y en la muerte una sola vez, a la muerte como al amor. ¿Elegiríamos tantas veces ir y venir? ¿Creeríamos que la velocidad en nuestras relaciones, en nuestra vida y en lo que transmitimos, es la vía que más nos puede nutrir?

En otra época quizá me levantara queriendo amar cantidades, como quien hace cientos de pozos. Pero hoy…, hoy me he levantado deseosa de un amar focalizada, como quien se queda cavando un hoyo profundo hasta que encuentra agua y, entonces, es un pozo. Bebo agua del manantial subterráneo y sabe a profundidad…, a paciencia y gratitud.

En otra época quizá mis ideales fueron fijos, pero es tanta la información del hoy…, que me es imposible no repensar en mis cimientos un par de veces. Si no se fuese capaz de elegir entre atracción y repulsión, entre dicha y hastío, entre esperanza y temor, no actuaríamos nunca… Desembocando en un sin vivir imposible de respirar. Y nada libres, a nuestro pesar.

De la nada amanezco líquida, granates mis pupilas y mis extremidades resentidas. En otra época me despediría de la vida con cierta rigidez, pero hoy me desconectaría con tanta fluidez como una sustancia líquida, como una decisión igual de legítima.

cover_42_en_us

EN CONSONANCIA, inconstante

Hoy, que tanto tiempo hace de aquello.
Hoy, que ya sabes mi paradero,
espero de ti,
solamente
escribir.

La última carta
fue tan desgarradora
como la idea ilusoria
de volver a verte.

Escríbeme, yo te diré,
cosas, seguramente.

Siento la preocupación,
te llamo sin cesar
y sin sonidos.

Quizá me esté faltando
tu movimiento,
tus ademanes al despertar.
Yo te diré…

Por qué mi canción
se siente fuerte,
con un frescor especial.
Yo te diré…,

que la inconstancia es mi transición
entre etapas de dirección,
de mirada atenta y consciente.

Ya pasó la fase
en que se siente
el olor a podrido.
Y una recicla
esa materia inerte
para abrirse otros frentes.

DE FRENTE Y SIN RELOJ
ELLA SIEMPRE FUERTE APARENTE
DESGARRA LA PARED
CUANDO LAS PALABRAS
NO LA ENCUENTRAN
Y SU MIRADA AMARGUEA
ANTE EL SENTIR DE UNOS CELOS
QUE NO QUIERE IDENTIFICAR.
SE DESCONOCE, ANTE LAS INSEGURIDADES QUE,
DE PRONTO, NOS DESBORDAN…

Y llora, por no querer
ser constante
en el cuidado;
por no saber
por qué ya no desea seguir,
por el miedo a decidir,
otra vez.

Una y otra vez…
Yo te diré, cosas,
seguramente.

Hoy, que tanto tiempo hace de aquello.
En que analizabas
cada tela que me vestía,
su textura, su sensación,
hasta que llegabas a mi piel
y ahí tus preguntas
no acababan.
Y yo sangraba placer
al escucharte,
programando dos litros de té
que aplacaban la obligación natural
de cerrar los ojos
y tener que dejar de vernos…

Quizá esa inconstancia
es echada en falta
y ahora ya no estás
DE ESA MANERA.

Ojalá me recuerdes como era antes,
porque ahí me enamoré de mí
y de mi inconstancia
al amar,

la vida y sus amantes.

10469726_638368919615878_8848160202247596046_n

“Elle est inconstant”

SEGUNDO MOVIMIENTO

Ella conoce los parámetros del tiempo y la velocidad de la luz. Puede tocar el sonido y moldearlo a su antojo cuando la fiesta no está siendo lo que esperaba. Traduce los sueños poéticos a lenguaje vulgar y no se deja intimidar por el sinsentido de muchas de las tesis filosóficas que lee de madrugada, cuando su mente está despejada y clara. Se la conoce por su mirar, y porque nunca dice más de lo que otros anhelan escuchar. No le importa en absoluto esperar, esperar, esperar.

Inconstancia, esa es la palabra que le gusta aplicar a cada una de sus etapas, de sus fases de retiro y decoro, de energía y de caos porque justo cuando acaba de arrancar la carrera ella se para y da unos cuantos pasos hacia atrás para contemplar el paisaje. Sabe que el miedo es un antifaz que le impide ver la belleza de las cosas, pero su miedo viene y va como sus ganas por todo en esta vida. Lo mejor de todo es que ha dejado de fumar y eso no le ha enseñado nada. Así que, de momento, no sabe lo que hará, si de nuevo retomar su adicción a la sociedad y a la fe o continuar en ese estado de inconstancia hasta que sea el momento de hacer las maletas y huir.

(Arrivederci?)

20180813_110040