Menú

Quietude

I had a feeling.

It came to visit me 

ocasionally,

during the lonely afternoons.

When the moon

and the twilitgh

appear

on the horizon…

Both elements

makes me to understood

what happen

between

me and my strange mood.

 jj

 

Sales de tu cabeza y llegas al corazón

Vas a contar hasta tres, 𝐡𝐚𝐬𝐭𝐚 𝐭𝐫𝐞𝐬 𝐬𝐮𝐬𝐩𝐢𝐫𝐨𝐬 y después, vas a irte.
A medida que te alejes más de la cúpula azabache y te acerques hacia el latido púrpura del órgano, más clara te verás, más siendo tú que cualquier otra idea que haya podido confundirte.
𝙳𝚎𝚗𝚝𝚛𝚘. En el interior de los huecos que rodeas de intraversos se encuentra la verdad de la mentira dispuesta a saltar al vacío. Y en ese mismo vacío te das cuenta de que el aire falta y siempre vuelves de nuevo al principio para tratar de entender lo de atrás. Saltar, tomar impulso y notar al menos que 𝘴𝘪𝘨𝘶𝘦 𝘦𝘹𝘪𝘴𝘵𝘪𝘦𝘯𝘥𝘰 𝘱𝘢𝘻 𝘱𝘰𝘳 𝘳𝘦𝘤𝘰𝘳𝘳𝘦𝘳.

Precipitarte es escribir sobre esto, después de meses. Cuando la mentira se ha olvidado y la verdad se te estremece. De ahí que ahora, tras días y horas de intensa lucha sin desencadenar adrenalina, vuelvas a la melancolía prosaica del teclado transformando el miedo en intrépido poder.
Decía, pues, huecos. Allí están las dichas serenas posadas en el fondo y acumulando espacio. Hay un susurro y otras cosas semejantes a los silencios que tanto recibiste de otros ojos. Está la memoria onírica de los recuerdos y las experiencias que, en algún momento, hicieron que cada hueco desbordara invadiendo hasta la sa(n)grada entrada de tu física.
𝑺𝒆𝒏𝒕𝒆𝒏𝒄𝒊𝒂𝒔 𝒍𝒐 𝒒𝒖𝒆 𝒆𝒔 𝒍𝒂 𝒗𝒊𝒅𝒂 𝒄𝒖𝒂𝒏𝒅𝒐 𝒄𝒐𝒏𝒔𝒊𝒈𝒖𝒆𝒔 𝒕𝒓𝒂𝒔𝒑𝒂𝒔𝒂𝒓𝒕𝒆. 𝒀 𝒒𝒖é 𝒃𝒐𝒏𝒊𝒕𝒐 𝒄𝒖𝒂𝒏𝒅𝒐 𝒆𝒔 𝒑𝒖𝒓𝒐. 𝒀 𝒒𝒖é 𝒕𝒆𝒓𝒓𝒊𝒃𝒍𝒆 𝒄𝒖𝒂𝒏𝒅𝒐 𝒕𝒆 𝒅𝒊𝒗𝒊𝒅𝒆.
Mas en este centro habitas, en esta matriz semejante a la de todas, apoyas sus miedos y sostienes tu latido hasta pasados los 28 días. Pero no siempre. A veces no es suficiente con respirar. A veces irte se parece más a un volver hacia no saber dónde ni con quién, pero desandando el mismo camino consigues maravillarte con lo que dejaste pasar. A pesar de estar oscuro y hueco. A pesar de esto, te permites tres suspiros antes de salir de tu cabeza y residir, ahora, desde el cora.

45576423_10217817749624234_286551220032634880_n

∇∇∇

“Volver a una misma es abrazar la vida”

Cuando lo hago, lo hago despacio. Camino despacio. Fijo mi mirada a todo lo que está posado en el suelo y expando mi pensamiento que alcanza diferentes direcciones. El trayecto entre arena y piedras, cardos y moscas resulta placentero a mi cuerpo. Siempre encuentro algo. Exploro alrededor de mis pasos dedicando unos segundos a observar las huellas que sigo y que me llevan a nuevos lugares desconocidos. 

Oigo a las raíces extenderse para nutrir de salvia al árbol. Oigo cómo la humedad y la roca palpitan. Oigo cómo el búho canta a la bóveda nocturna y cómo el fuego agrieta y estremece la madera. Oigo mi respiración interna y siento como conecta con la expiración y el sudor de la montaña en el amanecer de esta nueva tierra.

Lo hago despacio. Cuando lo hago, respiro despacio. Dejo penetrar cada molécula de aire en mis terminaciones y libero toda pesadez al expirar. Me rindo a la gravedad. Su fuerza me hace permanecer, y en ese estado, alcanzo a llevar mi mirada por encima de mí, hacia
la
inmensidad
del
universo.

∇∇∇

〈Así sin más, sin saber lo que busco, sin esperar lo que encuentro, sucede. 

Aparece como la lluvia en un verano de sequía y humedece cada parte de mí, hace respirar cada poro.

Así sin más, sin querer buscarlo, sin imaginar el final, de pronto, empiezo otra etapa que ni yo misma pensaba sembrar.

Así sin menos, sin desear, sin ambicionar. La sencillez de dos copas de tinto y la calidez solar de Sara me hacen volverme y ver que sigo entera, sin lastras, verdeazulada, inalterable, integral.〉

∇∇∇

El tiempo sucede tranquilo en la noche de un verano ahora por fin frio.

    La dulzura camina conmigo. La bailo, la canto, ella fluye y yo la mimo.

Porque sin forzar nada, sin esperar nada, todo llega.

La lluvia, la calma………………………………………………………..el sentido.

 

379bbb09da1a2f9d3d68a3ed4df53cd6--marylin-monroe-marilyn-monroe-photos

haz, crea, siente, vive

Cuando el ovillo se teje con rigidez, hay etapas que te invitan a parar y destensar.
Y ahí debemos recordar, que todo es temporal, esto también.

Hay dolores en el pecho que solo se van al bailar.
Al dejar espacio, dejarse enfriar.

Porque el trazo de la poesía sea, para el alma ermitaña, el tic-toc de un nuevo cantar.
Desvincularnos para vincularnos, a otras partes de nosotras y nosotros mismos.
En un balance preciso, palpable y mágico, por encima de todos nuestros cuerpos.
Y a pesar de todo, nos hace sonreír.

Yace mi cuerpo en el séptimo cielo, ansiar ser efímera, mas estar bien presente en lo que vivo.
Mi piel mudó, se adaptó un poco más.
Mi vientre se lamió sus heridas y abrazó sus errores.
Todo mi cuerpo se estiró y aprendió a respirar,
al fin y al cabo,
la vida, con sus minutos y segundos.

Siempre hay tiempo, para invitarse a bailar, para invitarse a jugar.

 

IMG_20180831_225430

PRIMAtuVERA

-PRIMAVERAL-

Aparecen los primeros
halos de luz
en el hueco matriz
donde me siento a veces
muy a mi gusto,
envuelta en una profunda oscuridad.

La nocturna
bóveda
vespertina
se disimula
por encima de nosotros
y nos despeja la espesura mental,
diría que empieza a haber más claridad.

En la ausencia de aire
permito posar nuestro rocío
sobre nuevas hojas
y de esta forma
limpio el polvo de la superficie,
aunque solo alcance a la superficie….

Empieza a florecer en mí
un jardín de infinitud
y soy pequeña,
soy pequeña como la sal.
Forma de cristal de tierra,
disuelta cuando llega a la mar…

Mi germinación empezó
gracias a la calidez que, de pronto
me llegó.

Aprovechando
este impulso poético
hacia el Sol
para redimirme
brotaron tallos
y expandí raíces.

WhatsApp Image 2020-06-07 at 20.01.07

una puerta entornada, espera

El tiempo y no la distancia,
unidos por una rosa en una fosa,
que nos negamos a encontrar.

El candil que no ves
alumbra aún nuestros sueños.
Yo no rezo, pero mi canto
protege nuestro amor.

Hoy todo enciendo,
prendo el anhelo
y el vino se mezcla
Invitando a destensar.

En un intento deshago el contexto
y nos imagino frente al mar,
la majestuosidad de las preguntas
más inmensas
y el profundo y sencillo
respiro.
Que a todas da respuesta.

La dualidad
nos es inexorable,
hoy respiro lo que no se ve,
la onda que nos atravesó.
Nos faltó todo y nada.

Y en la muralla que construí
para protegernos,
respiro tranquila
y me acerco a oler las rosas
sin arrancarlas,
porque todo tiene un lugar,
como este amor
sin obligación.

WhatsApp Image 2020-03-12 at 16.06.17

Otro atardecer de luz.

Cuando menos espero volver a tropezar con esa piedra preciosa y deslumbrante, me veo, de pronto, cayendo en el instante de tus ojos; en la profundidad de una mirada que de nuevo prende mis encantos y los pulveriza. De pronto, de nuevo, tus pupilas en las mías. Quema, quema como al principio de la chispa, sin embargo, a pesar de no encontrarme protegida como se debería al practicar un deporte de riesgo, nunca fue demasiado tarde como para arrepentirme, porque el fuego nunca llegó a prenderlo todo, ni llegué, con esa piedra, a caer del todo, a pesar del peligro nunca llegué a aterrizar del todo. Aunque el dolor sí fue real parece que ni el descenso ni la condensación llegaron a término; algo debió de salir mal durante el proceso de calibración de nuestras miradas. Quizás una cuerda se adelantó a la otra, quizás, esa teoría de cuerdas explique algo de esto, quizás es algo que deba aplicarse a este deporte de riesgo del que pocos saben salir ilesos, incluida yo, incluido tú. Pero yo supe, y en estos momentos nuevos también sabía, que una buena parte de mi cuerpo o de mi mente no necesitaba protección alguna, aún en riesgo, ambos se quedarían en suspensión y sostenidos por el aire en algún punto del espacio, porque contigo es siempre la misma sensación de infinita ingravidez, de constante y eterno voleteo. En la conexión de cables, en la posición de cuerdas y el ajuste de tensiones, había de confiar en que el único que podía sostenerme sería el instante de tus ojos en los míos, y que mi cuerpo, nada más volver a tocarte, se convertiría en partículas estelares. Pues ya lo dicen, del polvo venimos y al “polvo” acabamos llegando para convertirnos. Y a esta teoría, no sé si llamarla de cuerdas, de miradas o de riesgos, pero hube de destruir y vaciarme, para crear y penetrarnos, planetariamente.

99425289_10223010042868320_5096551005391159296_o

ÍCARO ☽

Unos cimientos tan falsamente sólidos, como las alas de Ícaro.

Un cuento listo para expresar la oscuridad de ciertas emociones. Resquicios de experiencias que debemos soltar poco a poco, conforme nos van llegando, en el momento adecuado. Se presenta sin miedo, valiente en reconocer lo que no hizo tanto bien al alma y que una misma permitió y guardó. Ante todo, sinceridad y aceptación de que no todo fue y es bonito, pero enfrentándote a ello, se va desintegrando entre tus dedos y se esfuma con el viento.

Déjalo ir, déjalo marchar…

– Mandando el amor, que me viene de vuelta –

 

luna nueva, abril 2020

Baila picaflor, en este mundo que has creado tú. 

El mundo entero, tu proyección. 

Lo que haces contigo mismo, te hace entenderte mejor. 

La soledad deseada o inducida, la elegiste tú. 

En ese espejo constante, tu bailas con la inconstancia hasta que la identificas y decides posarte en tu flor. 

No hay más amor eterno, que el propio. Identificarte en cómo te hablas a ti mismo, cómo la vida se expresa en ti y cómo se expresa en los demás…, en este mundo de expectativas desorbitadas, exigencias, deseos…, más vale observar, sonreir y callar. 

A todos une la música, cuando el alma grita un sentimiento. Y mencionando de puntillas palabras tan amplias como el alma o el espíritu, cuando lo que queremos decir es que hay quienes se hallan a uno mismo en un sentimiento interno de querer ir más allá y recordar que no solo existe el ansia por los placeres mundanos. La paz interior requiere otra frecuencia y uno recorre sus ciclos sosteniendo cualquier emoción, cada una con su mensaje. ¿Qué se puede hacer? Sino escucharse, atenderse y aprender.  La espiritualidad como una senda de automejora, no hay que ir mucho más allá. Hay que hablar de lo que se conoce y lo que uno cree, ponerlo en práctica. Si no…, de nada valen las palabras. 

La vida está en ti, expresándose. 

Buscamos sensaciones cuando tenemos helado el cuerpo, cuando perdemos la órbita. Pero nada se separó nunca, no hay que unir nada dentro. Hay que ponerle luz y atenderlo. El miedo…, aquí al lado siempre acompañando. Pero más miedo da no vivir lo que temes, más miedo da rechazar el miedo. El rechazo a las emociones menos aceptadas por esta sociedad pegada a lo brillante y a la sonrisa impostada, no sirve de nada…, cada emoción tiene su color. Y al enfrentarlas, aceptando que son tuyas, las haces pequeñas y tú…, mucho más grande. 

Baila picaflor, en este mundo que has creado tú.

El mundo entero, tu proyección. 

Lo que haces contigo mismo, te hace entenderte mejor. 

_

Día a día…, vuelvo a posarme en mi flor, y encuentro las constantes que me guían. 

La respiración, la observación, la no violencia conmigo misma, el cultivo de lo que recogeré y mientras tanto…., veo crecer.

Que la vida se exprese… Y yo esté atenta.

No solo existe el ansia por los placeres mundanos

 

 abril, 2020

C19

Una llamada de atención,

una parada ante los comentarios sabios

de amigas que ahora une un hilo fino 

brillante entre la discordia

vence lo oscuro

y aparece la claridad

que la naturaleza irrumpe

un disparo a la salud que a todos une

esta vez a los países

que teníamos ‘’más’’.

Saber de dónde se viene,

y hacia dónde se va

sin olvidar quiénes caen en medio.

No es cuestión de resultados,

a la cama te llevas el proceso.

Nada importa lo que muestras

en dosis de segundero

con mensajes que caen al olvido

en apenas veinticuatro horas,

a la cama arrastras la emoción

el respeto o no a ti mismo

y al resto. 

 

Diseño sin título